Inicio Noticias Aniversario canonización Sta M. Eugenia

Aniversario canonización Sta M. Eugenia

 Hoy celebramos 13 años desde que la Iglesia proclamó la santidad de santa María Eugenia ante miles de personas en un día lluvioso en la Plaza de San Pedro. No eran las únicas entusiasmadas y agradecidas. Otras asistían desde sus hogares al final de un proceso que culminaba con este reconocimiento de la Iglesia a las virtudes heroicas de María Eugenia. Ese día, se nos proponía recorrer a todos el camino de discípulos misioneros, de seguimiento del Reino, apoyados en ese carisma. La propuesta es vivir los elementos de la espiritualidad de la Asunción, surgidos del legado que nos ha sido dejado Maria Eugenia, ahora reconocida cono santa universal: su vida, su experiencia del Dios del Reino y del Reino de Dios, y su obra. Estamos llamados a vivir lo que ya somos y con frecuencia ignoramos o no permitimos que el Espíritu desarrolle en nosotros, porque el Dios Santo, nos ha hecho en Cristo “santos e irreprochables por el Amor” (Ef 1,2), tenemos pues que comprometernos en este proceso porque “es una locura no ser lo que se es con la mayor plenitud posible” [L. VIII, 1563].

En estos días, a nivel mundial, estamos pasando por una prueba muy difícil, a causa de la gran pandemia que asola a la Humanidad. Se une además con otros grandes retos que afligen a los más empobrecidos y marginados y al Planeta. Percibimos que concurren en ella las amenazas y las oportunidades, si sabemos ver la necesidad de un cambio personal, comunitario y global. Nos hiere el sufrimiento que vemos a nuestro al rededor y a veces no sabemos como responder y estar cerca de los que sufren.

Pues bien, el 27 de marzo mientras nos encontrábamos sumidos en el desconcierto y el miedo ante esta situación, sin poder reunirnos físicamente ni abrazar a nuestros seres queridos, vimos al papa Francisco orando con nosotros en una plaza de San Pedro vacía, casi de noche y con una lluvia torrencial que no dejaba de caer. Podía haber parecido un momento de soledad y habernos sumido en la tristeza y el desánimo, sin embargo esa lluvia nos transporto a muchos a ese día de la Canonización de Maria Eugenia y nos recordó que ella también siempre esta ahí de forma misteriosa, que nos acompaña y está a nuestro lado en todo momento. Esa experiencia serenó el corazón y nos da fuerzas para seguir caminando y haciendo comunidad en torno a Jesús, ayudados por el carisma de Santa María Eugenia, sabiendo que nunca estamos solos y que tenemos una inspiración especial por que pertenecemos a la Familia Asunción.

0
0
0
s2smodern